Con lo justo pero debiendo bastante

Inglaterra clasificó a octavos de final tras derrotar en un tenso encuentro a Eslovenia por 1-0 con gol de Defoe, el marcador no fue reflejo de buen juego ni de un cuadro inglés aceitado, fue producto de la intención de los de Capello de cumplir y de su rival de confiar en que empataran Estados Unidos y Argelia, lo que no pasó y significó la eliminación de los eslovenos.

La primera fase definitivamente fue una tortura para los ingleses, dos empates y un triunfo con lo justo, un juego pobre y un equipo que Capello tenía que estar ordenando a cada minuto en el campo de juego, Rooney no logró dar con el arco, los desbordes no siempre terminaron en un buen centro y las bandas en defensa siguieron siendo el punto débil, pero lograron clasificar a octavos y ahora está la oportunidad de equilibrar y de demostrar el por qué en el algún momento fueron tildados como favoritos para ganar la Copa.

Eslovenia fue un error tras otro, comenzó la copa con buenos resultados sin mucho fútbol, derrotó a Argelia y empató con Estados Unidos, por lo que empatando ante Inglaterra avanzaba, pero su planteamiento fue mezquino y siempre confió en el empate de sus rivales, lo que no ocurrió y los dejó fuera por falta de hambre y de cualidades.

Por último, Inglaterra deberá esperar el rival de octavos que viene del grupo D, puede ser Alemania, Ghana o Serbia, cualquiera de ellos será un rival muy duro y con el fútbol mostrado es muy difícil que le alcance.