Il Divino Roberto Baggio

En la época que el ultra defensivo catenaccio era “norma” en el fútbol italiano, Roberto Baggio nunca olvidó el arco rival, convirtiendo 314 goles durante su carrera. No sólo la Azurra disfrutó de él, también lo hicieron: Vicenza, Fiorentina, Juventus, Milan, Bologna, Inter y Brescia. En 1993 fue elegido por la FIFA como el Mejor Futbolista del Mundo.