Era una propuesta excelente, hasta qué…

Nicolás Leoz manifestó que la Conmebol quiere celebrar sus 100 años el 2016 con un torneo internacional espectacular, que reúna a todas las selecciones de sudamericana y a seis u ocho selecciones de la Concacaf, una idea fantástica, que lograría el sueño de una verdadera Copa América con las selecciones del sur, del centro y del norte del continente. Todo muy bien, hasta que, hasta qué…

”Queremos los 10 países de sudamericana, seis u ocho de Concacaf, e invitar posiblemente a Portugal, Italia, Francia y España para hacer un verdadero campeonato sudamericano” mencionó el timonel del fútbol de Sudamérica a ADN Radio… ¡Qué tienen que ver las selecciones europeas! Es un despropósito insistir en sumar a naciones de otro continente sólo por temas televisivos y de auspiciadores, tal como se ha hecho con Japón en anteriores Copas América.

El torneo entre naciones de América sería excelente, jugado en un país como Estados Unidos (también lo dijo Leoz), donde existen ciudadanos de todas partes de nuestro continente, colonias gigantes que harían de cada juego una fiesta, con clásicos entre países, como Brasil – Argentina, Chile – Perú, México – Estados Unidos, Uruguay – Argentina, El Salvador – Honduras, etc. Con la mejor tecnología para la transmisión, derechos para todo el mundo y el desafío futbolístico de ganar un torneo conmemorativo de los 100 años de la histórica confederación.

La presencia de los europeos es una pésima propuesta que no encuentra otro sustento más que los negocios y el dinero, no es capaz de encontrar una justificación deportiva ni de identidad ¿o acaso el fútbol español siente alguna vinculación con el fútbol sudamericano? Sólo los cracks de nuestro continente que brillan en su liga, pero nada más.

Es de esperar que la idea se concrete sin la presencia de selecciones europeas, que se respete el nombre Copa América y que la Conmebol piense en lo deportivo y no sólo en los dólares, o en este caso, euros.