Y cuando vuelva ¿Con quién y cómo juego?

El cambio en Universidad de Chile no ha sido fácil, la partida de grandes jugadores, la llegada de nuevos y los traspasos frustrados de otros han generado que el cuadro azul entre en una transición que parece caminar a uno por hora. Pero quizás el jugador que más afectado se ve en la cancha es Charles Aránguiz, el barómetro y referente para Sampaoli extraña en el mediocampo a Marcelo Díaz y parece no encontrarle la vuelta a su equipo, a lo que sumado a problemas físicos que ahora lo dejan tres semanas fuera, pone al jugador en una encrucijada que buscará resolver cuando vuelva.

Con Díaz formó una dupla insuperable y que partido tras partido se fue puliendo y perfeccionado cada vez más, todo ese crecimiento se vio reflejado en el tricampeonato y en la obtención de la Copa Sudamericana, pero el “Chelo” se fue a Suiza y en la U se quedó Aránguiz con toda su calidad, pero con algunos problemas físicos y con la falta de un compañero no sólo con el que se entienda y vuelva “partner”, sino que también uno en el que él confíe ciegamente.

Pero ese jugador no aparece, nombres pasan, desde consolidados hasta juveniles, pero con ninguno ha logrado un funcionamiento a lo menos cercano al Apertura 2012. Pero no debemos ser injustos, todo el equipo de Universidad de Chile está funcionando de manera “extraña”, no por que esté mal, sino que más bien por estar alejándose cada vez más de la excelente y exitosa forma de juego que llenó al cuadro estudiantil de éxitos nacionales e internacionales.

¿Qué puede hacer Charles? En primer lugar recuperarse con tranquilidad, no tratar de volver de manera rápida, sino que ser un poco “egoísta” y pensar más en él que en el equipo por esta vez; después tomar él la manija y sacarle jugo a quien decida Sampaoli que sea su compañero, pero por sobretodo entender que no puede jugar de la misma forma que antes ya que no tiene al mismo compañero, ahora su calidad debe encausarla por sobre el desgaste físico y adaptarse, tal como lo hizo en la selección, al tipo de juego que el DT decida ya que calidad tiene de sobra, pero ahora es el momento en que debe tomar el protagonismo y ajustar tácticamente su juego en el nuevo mediocampo azul.