…y alguna vez fue poderoso

El descenso de Cobreloa nos obliga a recordar que el cuadro de Calama tiene un pasado impresionante que hace más inexplicable su caída a la B y que ahora se ve cada vez más lejano e inalcanzable.

Cuantas veces hemos escuchado a un hincha decir la frase “mi equipo no tuvo infancia, nació grande” y cuanta veces esa afirmación ha sonado exagerada en los oídos del resto. Pero si eso sale de la boca de un hincha de Cobreloa, no pocos le encontrarán razón. Los números no mienten y si nos enfocamos en los resultados de los loínos, sin duda el equipo nació grande.

Fundado en 1977 y jugando su primer torneo en Segunda División, Cobreloa logró inmediatamente su ascenso a primera. Nada demoró en mostrar su jerarquía y consiguió el subcampeonato en sus dos primeros años en la división de honor y ya en 1980 levantó su primera copa, logrando el pase a Copa Libertadores, donde de inmediato disputó consecutivamente dos finales, en su debut el ‘81 y en 1982.

En los primeros seis campeonatos nacionales que disputó, salió campeón o subcampeón, y hasta el final de la década de los ochenta, un cuarto lugar fue su peor ubicación, sumando 4 títulos. En los noventa sólo logró 1 título, el de 1992 y una séptima posición como su peor lugar en la tabla. Finalmente del año 2000 a la fecha, tuvo un repunte a comienzos, aunque sin la otrora mística, con 3 títulos. Pero no demoraron en aparecer los peores resultados de su historia, los cuartos de final era lo máximo que avanzaba en Play off (sólo una semi) y a partir del Apertura de 2008, se acostumbró a mirar la tabla desde abajo: 15° Apertura 2008, 9° Clausura 2008, 10° Apertura 2009, 13° Clausura 2009 y 14° en el torneo 2009.

A nivel internacional suma 13 participaciones en la Copa Libertadores, 2 en la desaparecida Conmebol y 3 en la Sudamericana. Su última participación continental fue el 2013 en la Copa Sudamericana 2013, donde fue eliminado en segunda fase por La Equidad tras dejar en el camino a Peñarol.

Pero tal vez hay un increíble dato que demuestra sin duda el poderío que tenía el elenco de Calama: posee el record continental y 5° a nivel mundial en invicto de local, estando 91 partidos consecutivos sin perder entre el 22 de diciembre de 1979 y el 22 de septiembre de 1985.

Los números no mienten y no sólo los resultados demuestran el retroceso de Cobreloa. En sus inicios el club tenía más de 13 mil socios, los que eran los trabajadores de Codelco de aquella época, siendo muchos de ellos, junto al resto de los hinchas, asiduos al estadio, dando un importante marco de público a un equipo que rendía en la cancha. Hoy, cuando los trabajadores de Codelco no ingresan automáticamente como socios, estos últimos son poco más de tres mil y el público asistente al obsoleto estadio, con suerte llegó a las 2.5000 personas, en una ciudad de más de 160 mil habitantes.

Poco han hecho los dirigentes por revocar esta situación y han sido constantemente cuestionados por los hinchas por su pobrísima gestión, que terminó llevando al equipo a ser cada día “pequeño”, perder la oportunidad de convertirse en un grande del país en todos los aspectos y llegar ahora a la B por una terribel gestión, no sólo fueronlso tres puntos, son detalles que torneo tras torneo fueron desgastando los pilares del cuadro naranja.

Sin duda los hinchas loínos extrañan aquellas tardes que Cobreloa era imbatible, con extraordinarios jugadores como Puebla, Tabilo, Soto, Merello o Covarrubias y con un estadio que ardía de pasión.

Hoy las cosas están muy difíciles y se sueña con volver a ser un grande y no sólo en Calama, sino en lo hogares de los miles de hinchas naranjas que existen de Arica a Punta Arenas.

2 thoughts on “…y alguna vez fue poderoso

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>