Visitando la nueva casa de Alexis

image_2¡Qué mejor! Llego al Emirates Stadium de Londres para ver al Arsenal de Alexis Sánchez y tengo la fortuna de presenciar –en vivo y en directo- el primer gol del chileno en tierras inglesas. Y no fue cualquier tanto, fue ni más ni menos que el de la victoria frente al Besiktas (en Turquía igualaron sin goles); con la solitaria conquista del “Niño Maravilla” los londinenses se instalaron en la fase de grupos de la Champions League. Sin duda, puede marcar un antes y un después en la nueva historia que comienza a escribir Sánchez en su exitosa trayectoria profesional.

A pesar de tener algunas jugadas claras, en el primer tiempo el Arsenal evidenció confusión ante una cerrada y aplicada defensa. Alexis mostraba ganas, pero su posición como centro delantero (con el arco a su espalda) no le acomodaba; simplemente no se entendía con sus compañeros. Pero cuando parecía que se iban al descanso con el marcador en blanco, el 17 del Arsenal encontró en el área una pelota iniciada por Wilshere y definió con frialdad: remate bajo y lo suficientemente cruzado, a la derecha del portero, para dejar sin opción a Zengin.

En el segundo lapso Besiktas se volcó más a la ofensiva (el empate a 1 gol los clasificaba a ellos) y los espacios en la retaguardia permitieron que apareciera la mejor versión de Alexis Sánchez. El nacional comenzó a utilizar las bandas, a aguantar bien la pelota y a realizar algunos lujitos para el deleite del público. Como resultado, los rivales comenzaron a desesperarse y no dudaron en ocupar la fuerza para detenerlo en más de una ocasión. Pero no fue un jugador turco el que se fue antes a las duchas, Debuchy vio doble amarilla y dejó al Arsenal con 10. Los últimos minutos dejaron a un solitario Alexis comandando contragolpes y optando por la tenencia inteligente del balón: pudieron aumentar los goles ingleses, pero los visitantes también tuvieron oportunidades para descontar.

Arsenal sacó adelante la tarea y con Alexis como principal figura, pero aún tiene mucho que mejorar. Se nota que está en rodaje y que está lejos del rendimiento que podría tener con el platel que posee (aunque lo han desmentido, aún podría llegar un nuevo refuerzo… ¿Cavani?). Con su desempeño actual tendrá grandes dificultades para marcar diferencias en el plano local (en las primeras fechas de la Premier League venció con lo justo al Crystal Palace como local y rescató un agónico empate en su visita frente al Everton) y en el internacional (la fase de grupos de la Champions es la real prueba de fuego).

El ambiente y todo lo otro

Primera ida al estadio en Europa y todo lo que alguna vez escuché o imaginé respondió a las expectativas con creces. Es poco decir el calificativo de “alfombra verde” para el campo de juego: una verdadera “mesa de billar”; no es ilusión de la TV, simplemente estaba perfecta.

El marco de público que llegó al Emirates Stadium bordeó los 60 mil espectadores: capacidad completa. El hincha inglés es “bien portado”, quizás fome para la cultura chilena porque se mantiene en su asiento la mayor parte del tiempo y grita poco. Canta de vez en cuando y sólo se pone de pie para las jugadas polémicas o de peligro. Los fanáticos del Besiktas, en contraposición, saltaron y alentaron todo el partido tal como la mejor “barra brava” sudamericana. Sabía que tenían su fama, pero después del partido entendí realmente por qué se la ganaron; aunque estaban en minoría absoluta, muchas veces sobrepasaron el volumen de los locales. Más de algún problema tuvieron con la policía, ¿les suena conocido?

Las instalaciones estaban perfectas y sí, se pueden consumir bebidas alcohólicas y nadie está borracho o haciendo escándalo. La tienda del estadio tiene todos los artículos imaginables del Arsenal –con sus respectivas versiones retro- y ni hablar de las facilidades y la atención para la prensa: saben cómo hacer sentir bien e importante a los profesionales que llegan a cubrir el partido; facilitan la pega y entregan todas las facilidades posibles.

Sin embargo, quizás lo que se me quedará más grabado es un recuerdo sonoro. La canción de la Champions League la había escuchado antes en muchas transmisiones de TV, pero la sensación de que retumbe en tus oídos mientras los equipos salen a la cancha es simplemente inolvidable e indescriptible.

PD: A pesar de ser la figura del partido y de que todos querían hablar con él, Sánchez siguió con la tradición de no hablar con los medios. Por reglamento debía salir por la “zona mixta” –aunque no quiera hablar-, pero no asomó ni la nariz. Todos teníamos la esperanza de que gol rompería la costumbre, pero no, en eso Alexis no ha cambiado mucho.

One thought on “Visitando la nueva casa de Alexis

  • 12/10/2014 at 13:42
    Permalink

    Estuve en el estadio y fue increíble, me pareció uno de los mejores en los que he estado y mas modernos. Sin duda una nueva buena casa jeje

    donde ver futbol

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>