Victoria cruzada: Reacciones de Salas y de medios uruguayos

jjgyuh

Universidad Católica cumplió y pasó la primera fase de la Copa Sudamericana. Superó a Danubio por un global de 3-1 y así reaccionaron Salas y los medios uruguayos.

Tras el partido el DT cruzado, Mario Salas, mencionó:

“Fue una gran victoria, creo que tuvimos el control del partido. En el segundo tiempo salió a relucir la jerarquía. Nos deja un sabor muy dulce, porque lo dos triunfos fueron muy merecidos”

“El gol de ellos nos aleonó a nosotros, en vez que ellos tomaran el control. Tuvimos la convicción en todo momento que no nos gustaba el empate y que queríamos marcar un hito para Universidad Católica”

Sobre Libertad, próximo rival “Es un equipo muy agresivo, que maneja bien la presión y que es muy aguerrido. Estos equipos nos complican mucho, nos cierran los espacios. Tenemos que seguir creciendo y aprender cómo superar defensas tan cerradas”.

“Ahora esto queda atrás, nos ponemos las pilas con Universidad de Concepción y luego con Copa Chile. Da gusto seguir en carrera en la Copa Sudamericana y los otros torneos”.

Por su parte los medios uruguayos mencionaron:

Refery de Uruguay

Ímpetu y ganas no le faltaron al franjeado. Pero con eso solo es imposible.

Y Católica no llegó a la gélida noche montevideana para meterse en la cueva, defender el área y esperar que los espacios se fueran abriendo con el correr de los minutos.

Todo lo contrario. Plantó una línea defensiva bien lejos del arco y puso en cancha el ADN del fútbol chileno: intensidad, toque, desmarque y movilidad constante.

¿Fue brillante lo que expuso? Para nada. Pero en el primer tiempo le alcanzó y le sobró para mantener a Danubio bajo control.

Ovación de Uruguay

La primera mitad fue de lo más desesperante para el franjeado. Le costó mucho acomodarse al juego, sobre todo a la hora de armar su estrategia ofensiva. Se pudo ver que mejoró con el paso de los minutos y con ello sus primeras acciones sobre el área rival.

Fue justo ahí cuando llegó el gol en contra de De los Santos, que pareció una cruel metáfora de la mala fortuna de Danubio en este torneo, echó por tierra todo lo avanzado. El zaguero quiso despejar con la cabeza un centro llovido al área pero la pelota salió justo hacia el lugar más inalcanzable para Torgnascioli.

Un golpe muy acusado por los de Castelli, que se quedaron sin reacción hasta el entretiempo. Más aún al ver que su rival se ocupaba de anular cualquier respuesta local proponiendo un juego muy cortado con faltas, algo que desesperó a los de Maroñas.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *