Uruguay y Francia con ideas en blanco

Desde el comienzo se dijo que el Grupo A era el más parejo de todos y si bien el empate entre Sudáfrica y México lo corroboraba, la igualdad sin goles entre Francia y Uruguay terminó por confirmarlo.

El encuentro entre ambos equipos estuvo lejos de lo que se esperaba de dos ex campeones mundiales, poca claridad y extremadamente trabado en el medio, la clave: la ausencia tanto en galos como charrúas de un “creador”, alguien que pusiera la pausa y generara juego para volantes y delanteros. En Francia, Ribéry ahogado siempre contra la línea y Govou muy impreciso; en Uruguay Ignacio González muy retrasado y Suarez cero apoyo para Forlán. Los de Domenech tenían la posesión, pero no dañaban, mientras que los uruguayos sufrían de anemia futbolística. El buen fútbol brillaba por su ausencia.

Francia apostó por tener la pelota, pero por momentos la trasladó mucho y llegó con poca claridad sobre el arco rival, lateralizó mucho su juego y cuando intentó ya tenía a la defensa celeste encima. Por su parte Uruguay apostó claramente por el contragolpe y por momentos abusó del pelotazo saltándose el mediocampo.

El partido, al igual que en Corea y Japón 2002, finalizó 0-0 y los celestes se tuvieron que ir conformes, porque, a pesar de no ser avasallados futbolísticamente, fueron menos que los galos y para peor, terminaron aguantando el resultado tras la expulsión de Nicolás Lodeiro a diez del final. El partido fue feo futbolísticamente hablando. Nada por aquí, nada por allá.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>