Tonalidades de la Celeste

El 11 de noviembre Chile irá a Montevideo para enfrentar a Uruguay en una nueva fecha rumbo a Brasil 2014. La Celeste ya demostró su potencial en la Copa América de Argentina, pero en el Centenario en ocasiones le cuesta un poco más de la cuenta. Sin duda que hay varios puntos en los cuales hay que poner atención no sólo por lo peligrosos que pueden ser, sino que también porque pueden significar el talón de Aquiles se los charrúas.

En el ataque Luis Suárez es de temer, tanto por potencia como con fineza en las definiciones ante el arco rival, sin embargo en esta ocasión no contará con su socio, Diego Forlán, con el cual no sólo se complementa al momento de triangular y manejar el balón, sino que también en movimientos dentro del campo y en la capacidad de copar la atención de las defensas rivales pese a que en ocasiones el ariete del Inter de Milán se retrasa un poco más. Habrá que ver cómo ordena el tridente de ataque que completa Cavani o si es Tabárez modifica su planteamiento.

Eso fue con respecto al ataque, ahora bien, en lo referente a la defensa, está claro que por historia y por nombres Uruguay es una potencia en la última línea, pero en el juego ante Bolivia se vieron algunos pasajes donde la velocidad de los rivales complicó a Lugano y compañía, lo que puede ser muy bien aprovechado por la movilidad de Vargas y por el complemento de Suazo, siempre y cuando Valdivia o Fernández sean capaces de generar espacios donde los atacantes chilenos puedan generar espacios en que la velocidad sea un factor, porque mano a mano el escenario se ve muy complicado.

La principal virtud desde el final de las eliminatorias a Sudáfrica 2010, la Copa del Mundo y la Copa América 2011 que han logrado solidificar los charrúas, es el entendimiento, la traducción, el manejo y las decisiones de Oscar Washington Tabárez. El maestro llegó a un momento en que sabe de manera perfecta los límites de su equipo, las potencialidades y los defectos, por lo que es capaz de equilibrar sobre la marcha y entender la estrategia rival para desarticularla poco a poco; para muestra están los partidos del torneo continental ante Argentina y Paraguay. El DT es capaz de ganar el partido desde el banco.

Por último, la localía según sea el desarrollo del juego ha sido un arma de doble filo en el Centenario para la Celeste, si bien existe un romance entre los campeones de América y su hinchada, cuando la cosas no resultan como se quiere se vive una tensión que sólo beneficia al rival, la cual desordena al equipo y genera un silencio en el estadio que pareciera ser un grito alentador para el rival.

Será un partido muy lindo, que en las eliminatorias pasadas tuvo tintes épicos para ambas selecciones. Chile tiene sus virtudes y limitantes que le permiten pensar legítimamente en un positivo resultado, pero eso ya será parte de una nueva nota cuando estemos más cerca del juego.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>