Se queda el símbolo albo, el irremplazable

Esteban Paredes, el tipo que ha dejado huella en Colo Colo, que jugó como ninguno cuando el equipo era una vergüenza para sus hinchas, que ha ganado dos títulos increíbles, que se volvió desde México con el deseo de ganar la 30 y que se colgó la 30 en la espalda sin temor a cargar con la ilusión del hincha. Ese jugador distinto irremplazable tomó una decisión y dejó atrás la oferta de Emiratos Árabes para seguir en el Cacique y retirarse del fútbol en Macul.

Read more