¿Subestimados o sobrestimados?

Ya cerca de comenzar las eliminatorias para el Mundial de Brasil 2014, pocos son que los dudan que Chile está en una inmejorable posición para conseguir uno de los cupos para el torneo. Esto sustentado por dos factores: el primero, porque no participa Brasil y hay 4 plazas y media para 9 equipos y el segundo y mas importante, por el nivel mostrado en el último tiempo por la Roja.

Que estamos frente a una buena generación de futbolistas no hay duda, que hace tiempo no se lograba tener, al mismo tiempo, jugadores en ligas importantes y que sean titulares en sus equipos no se había dado nunca y que algunos de sus nombres empiecen a ser conocidos en remotos lugares no nos había pasado.

Por este escenario el hincha chileno se ha puesto, con justa razón, más exigente con la selección, pero surge una interrogante ¿no estaremos pidiéndoles mucho? Tal vez no tienen el nivel para estar en una primera línea mundial, tal vez si.

De Alexis Sánchez no hay dudas, es un crack y está en el mejor equipo del mundo de este momento. Su nivel da para entusiasmarse y también par exigirle.

Del resto de la selección sólo Vidal juega en un equipo de primera línea como la Juventus, pero en aquel equipo hoy hay jugadores de Montenegro, Austria, Paraguay, Serbia, Suiza y Dinamarca. También han pasado rusos, ghaneses, portugueses, búlgaros, croatas, cameruneses, somalíes, albaneses, nigeriano y rumanos, por nombrar a algunos de países con poca tradición futbolística. Por lo tanto gran logro de Vidal llegar ahí, pero lo realmente importante es destacarse en ese equipo, como lo hizo en el Leverkusen.

Gary Medel podría estar tras Vidal en lo competitivo del cuadro donde juega. Sevilla es un equipo en la segunda línea del fútbol español y ahí ya es considerado como titular, puesto que se lo ganó en poco tiempo: bien por Medel.

El resto de los jugadores, que son seleccionados generalmente, no figuran en clubes de gran importancia en Europa como el Sporting: equipo grande de Portugal pero en una liga de segundo orden; Real Sociedad, Atlas, Cruz Azul, West Bromwich, Celta, Atalanta, Udinese, Birmingham y Al-Sadd, por nombras algunos clubes. Todos con el denominador común de ser equipos no muy grandes o de ligas que no están dentro de las cuatro más poderosas (Inglaterra, España, Italia y Alemania).

Los datos no mienten y la mayoría aún no son considerados dentro de la elite de equipos que destacan en ligas importantes y figuran de buena manera en competencias internacionales. Factores pueden haber muchos, desde la principal como ser o no ser aptos para máximas exigencias, como otros mas puntuales como ser “discriminados” por provenir de un país con poca tradición futbolística. Pero el caso es que son pocos los que están posicionados en los más grandes.

Está claro que muchos de ellos lucen más en la selección que en sus propios clubes y eso dado en parte, porque estuvieron sometidos durante años a una disciplina que les inculcó una manera de jugar que a sangre y fuego la internalizaron y se convirtieron en los complementos perfectos de esta pequeña maquinita. Es este rendimiento con el que tienen que convencer a los grandes del fútbol, pero por ahora no ha sido así.

Es complicado exigirle a este equipo cosas que tradicionalmente están guardadas para los tradicionales gigantes. Aún dependemos de un pequeño puñado de jugadores muy buenos que sostienen a otros de satisfactorio nivel. De una generación con buenos elementos pero con poco recambio y que se reciente cuando falla una pieza: jugadores no sobran. Dependemos de un día con un estado mental perfecto en la cancha, porque a la primera frustración olvidan por momentos de lo bien que son con los pies y la estructura se desmorona.

Ya habrá tiempo para ver a una mejor selección, porque muchos de estos jugadores son muy jóvenes y de no pasar cosas extrañas van a mejorar futbolística y mentalmente. El techo a tocar de este equipo es indescifrable, pero esperemos que sea alto y que el hincha se pueda seguir ilusionando. Como lo hizo de cara a Sudáfrica, donde no pocos creían que era posible ser campeón mundial, tal vez mucha pasión y poca razón en esos deseos, pero porqué soñar, porque estos jugadores son muy buenos, pero por ahora, nunca tanto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>