¿Quién toma el timón en Colo Colo?

El partido contra Palestino dejó en Colo Colo a todos heridos y cuestionados. Dirigentes, cuerpo técnico y jugadores tienen culpa, nadie sale libre, pero las declaraciones de todos los frentes no sólo mostraron un camarín quebrado, sino que una institución sin armonía y si un trabajo coordinado de tres pilares que no pueden estar alejadas cuando se buscan los éxitos en la cancha.

Jaime Valdés

“Nos complicamos solos, con un desorden. Es el reflejo de lo que venimos haciendo desde hace dos meses. No hemos estado a la altura”, comenzó diciendo. De paso, cuestionó la entrega de sus compañeros: “Cada jugador debe hacer un examen de conciencia y ver si ha hecho todo lo posible. Dejamos escapar una linda oportunidad, pero esto es así. El plantel no es numeroso y eso se nota”.

José Luís Sierra

“Es parte de la actividad. Cuando los resultados son se dan, y sobre todo en un equipo como Colo Colo, muchas cosas se cuestionan y se ponen en duda. Y todos lo hacemos. El primero que debe hacerlo soy yo. De ahí se puede hacer un análisis. Pero no es nada nuevo (…) lo agradezco (el apoyo de Mosa), pero eso se debe respaldar con resultados y esa es mi labor. ¿Si renunciaría? No lo voy a decir públicamente. Si lo estuviera pensando no lo diría”.

Mosa

“Se hará una evaluación al final del torneo, pero el Coto va a seguir. Da lo mismo si ganamos el campeonato, lo perdemos o salimos segundos. Se va a quedar en Colo Colo (…) Es y va a seguir siendo el técnico de Colo Colo”.

Julio Barroso

“En el fútbol hay que tener realismo y esta es nuestra realidad. Lamentablemente, hay que ser sinceros. En esto, el diez por ciento es suerte, milagro o Dios, como cada uno quiera llamarlo, y el noventa por ciento es trabajo. En este tiempo ya exprimimos ese diez por ciento y cuando necesitamos lo otro no lo tuvimos. Esta es la realidad que nos ha pasado en Copa y en el torneo (…) puedes tener un mal partido, mala suerte, pero no puedes salir a jugar los partidos a planificar. Nos ha demostrado Palestino que no teníamos una idea clara, sino que solo era resolver a lo que salía de cada uno en lo personal. Eso ha sucedido durante mucho tiempo (…) Ahora tenemos que remar con una situación adversa grande, difícil, a la que lamentablemente llegamos por responsabilidad de lo que no se hizo y de lo que no se planificó”.

Una de las tres áreas deberá sufrir modificaciones o alguien dentro del club deberá tomar el timón (¿Carvallo?… naaaa…) y guiar el buque a algún puerto, ya que, así como está ahora sólo se está hundiendo cada vez más y nadie, pero nadie sabe qué hacer.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *