Puteando a Messi

messi_puteado

La temporada del Barcelona ha sido para el olvido, qué duda cabe. El equipo de Martino no ha cumplido con los objetivos mínimos que debe alcanzar una súper potencia como la que dirige y, para colmo, el título de la Liga Española está cuesta arriba. La escuadra azulgrana no está ni cerca de lo que fue en la “Era Guardiola”.

Los hinchas están desesperados y frustrados. En ese contexto, han circulado videos en que algunos “fanáticos” insultan a los miembros del plantel, y ni siquiera Messi se salva.

Si fuera hincha del Barcelona y mi memoria no estuviera seriamente atrofiada, ni a palos podría putear a varios de la planilla actual. Soy de los que piensa que hay jugadores que se ganan esa inmunidad en la cancha; después de lo que han aportado y ganado, lo mínimo que se merecen es un poco de respeto: los ídolos tienen chaleco anti-insultos.

A Messi, Iniesta y Xavi –entre otros- tranquilamente les podría aguantar un par de temporadas malas sin chistar; es un poco de agradecimiento. Con esto no estoy diciendo que no se les pueda criticar. Indudablemente, en los análisis no se puede ser ciego: cuando alguien no anda bien, tampoco hay que hacerse los lesos. La diferencia está en cómo se encara la situación: se puede putear o se puede alentar.

Los amigos de verdad se ven los momentos difíciles; los hinchas de verdad también. Es recontra fácil apoyar cuando todo anda bien. Por eso, creo que los posibles títulos del Atlético de Madrid y del Liverpool –en España y la Premier League, respectivamente- serían un gran premio para aquellos incondicionales fanáticos que siempre han alentado a esos equipos, pese a las frustraciones de años. Son los mismos que se merecen gozar más que nadie la estrella 30 de Colo Colo –después de varias temporadas para el olvido-, porque hay otros que sólo salen cuando calienta el sol.

Muchos dicen que el fútbol es presente y que el pasado no importa. En parte es cierto, no se puede vivir del recuerdo o de las glorias pasadas, pero tampoco se puede hacer borrón y cuenta nueva. Las penas y alegrías del pasado son parte de la esencia de una hinchada; a veces se baila con la “fea” y a veces con la “bonita”. Al final, lo importante es seguir bailando y ponerle el pecho a las balas, aunque muchos saldrán arrancando, pataleando y despotricando: esos son los hinchas de mentira.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>