Da lo mismo la camiseta, sigue siendo el mejor de su equipo

Cada vez que Messi se enfunda la camiseta de la selección argentina, la gran mayoría de sus hinchas esperan que se convierta en su estandarte, desparrame rivales por la cancha y humille arqueros rivales con su endiablado juego. Pero cada vez que el jugador no puede ser el que deslumbra en canchas catalanas, aparecen las dudas y las críticas. Que no siente la camiseta de su país, que no es tan bueno, que no le ha ganado a nadie y una cantidad de barbaridades más que salen de “expertos” y “no expertos” del fútbol.

Podríamos enumerar cientos de cifras que lo acreditan, con 24 años, como el mejor jugador del mundo en estos momentos y muy por lejos del resto, pero basta verlo con el balón en los pies para darse cuenta que estamos frente a un fenómeno y da lo mismo que camiseta listada tenga encima. Sea la blaugrana o la albiceleste, Messi no merece la mas mínima duda sobre su juego.

Que con la camiseta de su país no ha logrado lo mismo que con el Barcelona no hay duda y que por momentos no juega bien, también es cierto, pero aún así le basta para ser el mejor de Argentina. Contra Bolivia, en el debut de Copa América, no anduvo muy bien, pero por momentos su inteligencia y calidad si apareció, pero esto es fútbol, no tenis y las cosas no se pueden hacer solo.

Aunque suene repetitivo, hasta el mejor necesita buena compañía y en la selección, hasta el momento, Messi no la tiene. Muchos buenos nombres, titulares en sus equipos, goleadores, otros también más marketeados que otra cosa, pero no aparecen y están absolutamente en otra frecuencia que la “pulga”. Messi es por momentos demasiado bueno para sus compañeros.

McCartney, Lennon y Harrison eran extraordinarios por si sólos y genios cuando estaban juntos. Pero si McCartney hubiese tocado con puros “Ringos”, sería extraordinario, pero no un genio. Messi tiene a su Lennon y Harrison en el Barcelona, pero en la selección a veces pareciera que jugara con puros “Ringos”.

En esta Copa América todos esperan que la figura de Messi resalte y brille sobre el resto, pero el aún no es ni Pelé ni Maradona y va a necesitar que el resto, de una vez por todas, se pongan las pilas, porque Argentina ya no puede seguir perdiendo terreno en el concierto internacional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>