Las vueltas del fútbol los vuelve a enfrentar

“El fútbol siempre da revanchas” suelen decir los protagonistas de alguna dolorosa derrota. Esta frase impregnada en el mundillo del deporte rey no puede tener más sentido y estar más apegada al actual momento de Jorge Sampaoli, el técnico argentino que ya se metió en la historia de la U, luego de instalarla en su primera final de un torneo continental.

Y es que hace sólo un año, el mismo rosarino vivía una realidad completamente opuesta a los días felices que actualmente atraviesa en el cuadro azul. El 12 de diciembre de 2010, quedó guardado dentro de los días más dolorosos del discípulo de Marcelo Bielsa, luego de perder –muchos dicen de forma inmerecida- el título de campeón del fútbol ecuatoriano con el Emelec ante nada menos que uno de sus archirrivales, la Liga Universitaria de Quito.

Grabadas quedaron las lágrimas de Sampaoli luego que el cuadro de Guayaquil no lograra dar vuelta el resultado de ida donde el elenco blanco ganó por 2-0. El escuálido triunfo 1-0 en el duelo de vuelta de ese domingo de diciembre resultó infructuoso pese al tremendo ambiente que se vivió en el George Capwell.

Tras el pitazo final, el argentino entró a la cancha llorando y totalmente descontrolado, quizás entendiendo internamente que su equipo había sido despojado injustamente de un sueño. Fue tanta la rabia que incluso recriminó a sus propios jugadores por felicitar al cuadro contrario. Sin embargo, se quedó sin título y terminó yéndose de Ecuador ese mismo mes.

Así, solo doce meses después, el mini Bielsa, como muchos lo llamaron en un inicio casi despectivamente, está frente a esa gran revancha personal ante el mismo equipo del argentino Edgardo “Patón” Bauza, cerebro de un cuadro que sin deslumbrar mantiene un orden inalterable y un despliegue sorprendente, que los ha llevado a convertirse en los últimos cinco años en un grande del continente con cuatro títulos internacionales ganados incluida una Libertadores (2008) y la Sudamericana (2009).

Dos estilos totalmente opuestos y con principios inalterables que se volverán a encontrar el jueves 8 en la imponente Casa Blanca de Quito y el miércoles 14 en un Nacional donde no cabrá un alfiler.

Sin duda, el marco y la importancia de lo que está en juego hará que estos duelos sean totalmente distintos a los que vivieron el año pasado en la liga ecuatoriana, sobre todo, porque encontrará al rosarino mucho más formado como técnico luego de haber sumado su primer campeonato nacional en la heroica final ante la UC en el Apertura 2011.

El destino quiso juntarlos nuevamente, esta vez, con Sampaoli también vestido de azul tal como ese Emelec, pero ahora con la U roja en el pecho…y es que para que no queden dudas…”el fútbol siempre da revanchas”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>