La mitad del vaso

Ñublense vs Universidad CatólicaCon dos triunfos y dos derrotas, la UC de Falcioni completa un escuálido 50% de rendimiento, situación que -lo queramos o no- nos aleja del anhelado objetivo de campeonar.

Lo del sábado en Chillán (1-2 contra Ñublense) fue un resumen de lo que hemos sufrido en el último lustro, es decir, una serie de equivocaciones, malas decisiones y oportunidades desaprovechadas que terminan en lo mismo de siempre: una derrota que a la hora de hacer los cálculos finales, duele y, perfectamente, puede significar un nuevo subcampeonato y todo lo que eso significa.

Si Falcioni llegó a corregir los errores que nos separaban del éxito, no se nota. Si su llegada significa un reimpulso, una evolución en el sistema de juego o algo parecido, tampoco se nota. La UC, con la misma estructura de la temporada 2013 (con Tomás Costa y Bottinelli como estandartes) no da muchas soluciones que digamos y tampoco es que hayamos jugado contra rivales de jerarquía o candidatos al título. Eso es lo grave.

Se suma a ello, la tendencia al juego brusco mostrado en estas cuatro fechas. Los dos expulsados (Cordero y Ríos), más allá de la situación puntual, dan cuenta de una incapacidad de enfrentar la situación, de administrar la frustración y salir de ella con argumentos sólidos.

Seguramente la revancha contra Iberia en San Carlos de Apoquindo servirá para levantar la moral y ajustar algunos movimientos que no terminan de cuajar del todo. Será un buen apronte para el domingo, contra Santiago Wanderers, un equipo que se reforzó bien, que juega ordenado y que con tres ex cruzados en sus filas (Ormeño, Mier y Gutiérrez) aparece como el candidato perfecto a seguir aguándonos la ilusión del campeonato. Otra vez.

One thought on “La mitad del vaso

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *