La Generación CH

vidal_medelLas palabras de Alexis Sánchez en el Maracaná, con el cadáver de la selección española tirado sobre la cancha, todavía tibio; demuestran de que madera están hechos estos jugadores. “Yo desde pequeño pensé en ser el mejor del mundo y lograr grandes cosas. Espero que nunca nadie me quite ese sueño”, dijo el tocopillano mandándole un recado a una larga y triste historia de fracasos, sinsabores y bochornos como el sucedido en ese mismo pasto, en septiembre de 1989.

Alexis, Gary, Arturo, Mauricio, Gonzalo, Carlos y otros de esa misma generación son jugadores de la que llamo “La Generación CH”. El “cambio” (change en inglés), se encarna en la personalidad y actitud de este puñado de jóvenes que desde aquel sudamericano en Paraguay si no me equivoco, nos viene enrostrando que ellos son diferentes, son otros, son mejores. De otra manera no me explico cómo un jugador como Vidal es capaz de patear un penal contra Brasil en los descuentos y, contrario censo con la historia y la tradición chilena -léase Carlos Caszely o Mauricio Aros por citar un par de ejemplos emblemáticos- convirtió el gol y aseguró la clasificación. “Ahí quedó Brasil, ahí quedó Brasil”, celebró el colocolino.

Ejemplos en ese mismo sentido sobran. Con los años, tal como dicta la lógica, estos jugadores han ido creciendo. A los años, le han agregado títulos y triunfos en los mejores equipos de Europa, peleando codo a codo con lo más selecto del planeta fútbol.

Por eso a pocos les sorprende lo que han hecho en Brasil 2014. Estos mismos jugadores, en el juvenil de Canadá, estuvieron a punto de llegar a la final. La base de ese equipo es la que peleó combo a combo, de igual a igual, en Sudáfrica y hoy, cuatro años más tarde, más maduros, experimentados y con otra mano en la batuta como director de orquesta, siguen escribiendo historia con letras doradas.

El problema, los incrédulos, los escépticos, somos nosotros. Aquellos que nacimos futbolísticamente con Luis Santibáñez, Orlando Aravena, Arturo Salah y hasta con Nelson Acosta para citar el último bastión de aquella forma mañosa, anquilosada, conformista y autocomplaciente de jugar.

Somos nosotros los que pensamos que ganando 2-0 en pleno segundo tiempo, algo va a pasar. Y de ese descuento al empate, con autogol incluso, hay un tris.

Afortunadamente, la Generación CH no es así. Ellos piensan en jugar, divertirse, plantarse frente a Inglaterra, Alemania o España como si estuvieran frente a la TV, jugando Playstation.

Dejemos atrás nuestro seteo, nuestros miedos y nuestras aprehensiones. Dejemos que estos jugadores sigan sorprendiéndonos partido tras partido y, sobre todo, disfrutemos. Disfrutémoslos.

2 thoughts on “La Generación CH

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>