La desaparición de los líderes

En esta Copa América, no ha aparecido el juego que se esperaba en algunas selecciones y tampoco de lo otro, del corazón y fuerza interior cuando la pelota no quiere nada con los pies. Ahí ha estado ausente el líder del equipo, aquel jugador, que si bien es por lo general uno de los mejores, destaca por ser el que levanta la moral de un equipo, el que grita, putea y es seguido a ciegas por sus compañeros, quienes confían plenamente en él.

Hace tiempo que se está dando una tendencia, no existen grandes líderes en los seleccionados de este continente, los jugadores de hoy sólo les interesa entrenar y jugar, se preocupan más de colgarse los audífonos al cuello, el aro y el pelo. Muchos de ellos no ven fútbol, no conocen mucho a sus rivales y no le interesa liderar grupos.

Hace algunos años, los jugadores sabían de su responsabilidad tanto dentro como fuera de la cancha, había jugadores que con un par de gritos eran capaces de levantar a un plantel entero, nombres como Figueroa, Maradona, Bermúdez, Branco, Verón, Dunga, Solano, Zamorano, Gamarra, Aguinaga y Salas eran capaces de ser la reserva anímica de su selección.

Hoy, si bien hay algunos que “hablan” muy bien con los pies, los jugadores están para otra cosa. A Messi, Sánchez o Robinho, sólo por dar algunos ejemplos, no les interesa abrir la boca y prefieren cultivar un perfil mucho más bajo y no están ni mínimamente obligados a serlos, pero no aparece casi nadie con las características de un líder. El fútbol a veces se agota, pero la personalidad no y esa es la que se extraña en la cancha por momentos. Son necesarios y una fuente inagotable, así que habrá que esperar y ojalá muy pronto, el retorno de los “William Wallace” de fútbol.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>