Jugar de local sigue siendo un karma

Parecía que iba a ser una verdadera pesadilla para Universidad de Chile, pero el equipo azul logró reaccionar y sacó un empate de local que hace que el 2-2 sólo quede en una mala noche de Copa Sudamericana, la cual puede pasar al olvido en la vuelta ante Oriente Petrolero de Bolivia. De visita los azules juegan mucho mejor.

Los juegos de visita durante la Copa Libertadores fueron los que la U jugó de manera más cómoda, siempre le costó de local y ahora ante el cuadro boliviano no fue la excepción. Tras un primer tiempo en que ya se vio a un equipo chileno que cedió demasiado terreno para estar jugando de local (esta vez en Rancagua), por lo que le cero a cero terminó de justificarse ante la parsimonia y “ausencia” de la visita.

Pero la segunda mitad tenía miles de emociones guardadas. Al minuto 47 Pinto se vio sorprendido por Hoyos que decretó el 0-1 para los verdes, pero cuando los hinchas recién terminaban de lamentarse llegó el 0-2 gracias a Saucedo a los ’49, balde de agua fría y a remar contra la corriente. Pero si hay algo que saca el equipo universitario cuando las cosas no andan bien en lo futbolístico es garra y coraje, gracias a ese empuje fue que Bueno pudo acortar inmediatamente (50’) y después Puch firmó el 2-2 a los 70’. Justo empate.

Ahora Universidad de Chile deberá de ir a buscar la clasificación a Santa Cruz, ingresará al campo con un marcador que no le sirve, pero de visita ya demostró que sabe jugar muy bien, por lo menos así lo manifestó en los juegos de ida de cada serie en la Libertadores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>