El 2002 al parecer fue el punto de partida

Japón y Corea del Sur pasaron a octavos de final en la Copa del Mundo por primera vez en su Mundial del año 2002. ¿Suspicacias? Hubo miles. Sin embargo ahora su fútbol ha demostrado que tienen cualidades para hacerse espacio en la máxima competencia y sobretodo plasmando un sello para su juego basado en velocidad, juego por las bandas, pases rápidos y disparos precisos. Un gusto.

Que Corea del Sur se quedara con el cuarto lugar de la Copa del Mundo no deja de ser una exageración que puede ser analizada desde muchos aspectos, el partido con Italia o el partido con España. Por su parte pensar en que Japón obtuviera la sede de la Copa cuando sólo había participado en la edición anterior de Francia 1998, también suena especial por decir lo menos. Pero no cabe duda que desde el año 2002 ambas naciones de oriente han cultivado un trabajo futbolístico que les ha permitido comenzar Sudáfrica 2010 de muy buena manera gracias a la evolución de sus competencias y a la exportación de jugadores a las ligas más importantes del mundo.

De los 23 jugadores que defienden a los denominados Tigres de Oriente, seis juegan en Europa, Cha Du-Ri (defensa) en el Friburgo de Alemania, Kim Nam –Il (volante) en el Tom Tomsk de Rusia, Park Ji Sung (volante) en Manchester United de Inglaterra, Ki Sung – Yong (volante) en el Celtic de Escocia, Lee Chung – Young (volante) en el Bolton Wanderers de Inglaterra y Park Chu – Young (delantero) en el Mónaco de Francia, a lo que se suma un trabajo de selección dedicado encabezado por un ex seleccionado, Huh Jung – Moo. La victoria contra Grecia pese a ser ante un débil equipo, sirvió para mostrar su buen juego en balones detenidos, su explosión al momento de atacar con un poco de espacio y su facilidad para disparar al arco, además, Park Ji Sung no tiene problemas en ponerse el equipo al hombro y asumir el rol de estrella en pro del equipo.

Por su parte el cuadro del Sol Naciente tiene cuatro cracks en el viejo continente, Daisuke Matsui (volante) en el Grenoble de Francia, Makot Hasebe (volante) en el Wolfsburgo de Alemania, Keisuke Honda (volante) en el CSKA de Moscú de Rusia y Takayuki Morimoto (delantero) en el Catania en Italia. Los japoneses tuvieron una estrategia distinta, decidieron aprender de los mejores durante los 80 y los 90 hasta lograr dar con el nivel deseado, tuvieron una explosión mediática con Hiditoshi Nakata que brilló desde 1998 hasta 2005 en la liga italiana, pero fueron llevando jugadores brasileños y argentinos a su liga, además le entregaron un rol fundamental en la formación y en la selección a Zico. Aprendieron y evolucionaron. Dejaron el juego desordenado y juegan por las bandas, abandonaron el pelotazo excesivo y tomaron las paredes y las sociedades como bandera de ataque, a lo que sumaron en defensa una aplicación notable y una serie de arqueros muy ágiles y veloces.

Japón y Corea del Sur al parecer llegaron para quedarse, ya no son para nadie puntos seguros e incluso me atrevería a decir que ambos cuadros pasarán a octavos de final en Sudáfrica 2010, los tigres pueden vencer a Nigeria, mientras que si Japón se aplica en el juego aéreo puede superar a Dinamarca. Es un gusto ver selecciones que crecen en su juego y que hacen de la Copa del Mundo un evento cada vez más competitivo y agradable para los amantes del fútbol.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>