Holanda vuelve a la final de la Copa del Mundo

Holanda tuvo un juego práctico, no logró lucir pero hizo lo necesario y fue contundente ante Uruguay, la Celeste no tuvo su mejor tarde en ofensiva y las individualidades naranjas fueron muy difíciles de superar por los de Tabárez, casi lo logran con su empuje y garra, pero esta vez no alcanzó.

El 3-2 es uno de los marcadores más emocionantes que se pueden dar en el fútbol y esta vez no fue la excepción, los naranjas y los celestes animaron un partido donde la fortuna estuvo del lado europeo, Van Bronckhorst hizo un golazo, Sneijder anotó entre un enredo de piernas y Robben acomodó perfecto un cabezazo, mientras que los charrúas anotaron mediante un tiro de Forlán y al final con un tanto de Pereira que fue el 2-3 y que instaló el nervio al final del encuentro.

En el juego no fue superior Holanda, fue más efectivo ante el arco y logró llegar en mayor medida pero no con mejores ideas que Uruguay. Los celestes extrañaron mucho a Suárez en compañía de Forlán, Cavani es de otro estilo de juego más desbordante que directo y menos preocupante para la defensa, por eso es que Cachabacha quedó agotado y al final del encuentro fue reemplazado.

Holanda vuelve a una final, no tiene un juego vistoso y no es ni un tercio de la Naranja Mecánica de los 70, pero vuelve a colocarse en una final mundial en búsqueda del trofeo que antes mereció pero que no logró obtener.

Por último Uruguay logró mantener viva su leyenda en torno a la garra charrúa con la actitud y el empuje que puso en los 90 minutos de juego, pero lamentablemente eso no quedará en la historia y sólo le queda aspirar por el tercer lugar, algo que sería un premio muy justo para los celestes.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *