Hagamos algo por nuestro fútbol

Nuestro torneo es un despelote, deportivamente injusto, como espectáculo impredecible, con asistencias miserables y futbolísticamente siempre en “vías de desarrollo”. Pero esto es producto de una organización deficiente y del protagonismo del cáncer que significa el CDF. Don Arturo Salah, acá dejamos algunas propuestas.

  • Volver a un torneo de 30 fechas, hay paradas que históricamente definen torneos (Valparaíso, Rancagua, Antofagasta, entre otros) y a las que todos los equipos deben de ir; al igual que los clásicos que se deben de jugar en sus dos versiones (por ejemplo el Superclásico en el Nacional y en el Monumental).
  • Después de la primera rueda los tres primeros lugares junto con el campeón de Copa Chile van a la Copa sudamericana.
  • Al final del torneo el campeón y el subcampeón van a la copa Libertadores, los equipos del tercero y sexto lugar inclusive, juegan la liguilla por el tercer cupo.
  • Los dos últimos equipos descienden de manera automática y el 13º y 14º van a liguilla de promoción con equipos de la B.
  • Los fondos del CDF se reparten en un 70% de manera equitativa para todos, el 30% restante se divide en 15% del 1 al 5, 10 % entre el 6 y el 10 y 5% entre el 11 y el 16.
  • Los 8 partidos se programan, uno el viernes a las 20:00 horas; tres el sábado, dos a las 19:00 horas y uno las 21:00 horas; tres el domingo dos a las 19:00 horas y uno las 21:00 horas, y uno el lunes a las 20:00 horas.
  • Los equipos que estén representando a Chile en torneos internacionales jugarán siempre los sábados a las 21:00 horas.
  • En la tribuna llamada andes y similares en todos los estadios, existirá la tribuna “Amigos del fútbol”, donde podrá ir público con un valor especial siendo socios de cualquier club que pertenezca a la ANFP.
  • Toda persona que se suscriba al CDF, tiene un porcentaje de descuento en su entrada para ir al estadio.
  • A lo menos un partido a la semana por televisión abierta.
  • Los goles se liberan a los distintos canales para las ediciones centrales de sus noticieros, no es posible que el Barcelona esté entre los equipos más populares de nuestro país.