Foul por detrás, al tobillo y sin balón

Lucas Domínguez está viviendo una situación muy desagradable, los dirigentes de Audax Italiano recurrieron a fórmulas autoritarias, prepotentes y jerárquicas propias de una zona sin ley, por lo que decidieron pisar al jugador, darle una señal fuerte y letal sobre quién manda, a quién se le debe hacer caso y quién decide las condiciones y márgenes en una negociación, si le gusta bien y si no, simplemente no pisa el césped. El futuro del jugador es incierto por no aceptar renovar por 5 años más tras 8 en el club y las negociaciones se terminaron en un escenario totalmente contrario para el futbolista. El Sifup lo apoya. Pero ¿Alguien ha visto que el Sindicato arregle algo? Al parecer la solución no se dará pronto, a menos que los dirigentes se vuelvan a dar cuenta que la palabra negociación es entre dos partes.

No jugar para un futbolista por una decisión de los dirigentes produce un daño y desgaste físico y mental, sobretodo cuando tienes 22 años y estás ingresando a la parte superior de tu curva de rendimiento. El fútbol se trata de superación, de esfuerzo, de crecimiento y preparación, es la competencia por entrar en la oncena inicial y después la competencia como parte de un equipo contra un rival, pero cuando de antemano sabes que hagas lo que hagas no serás considerado es limitante y frustrante, Quizás los dirigentes podrán mencionar que no están afectando el aspecto laboral porque le pagan el sueldo, pero sí están afectando su capital a futuro, empeñando su herramienta de trabajo y devaluando poco a poco el presente del jugador.

No importa si se resuelve mañana o pasado mañana la negociación, el foul por detrás artero y a las canillas por parte de los dirigentes ya fue dado, la lesión ya se hizo y la recuperación será lenta, no sólo para el jugador, sino que también para sus compañeros y para el actual cuerpo técnico. Los primeros por tener instalada de manera lamentable en su cabeza “el espacio para negociar en verdad es sólo un plazo para aceptar la propuesta dirigencial” y los segundos por ver cómo uno de sus jugadores es afectado y no pueden hacer nada más que acatar.

Ojalá el defensa de Audax pueda lograr una solución a su problema, que no tenga que aceptar por desesperación lo que la dirigencia le ofrezca y que las dos partes se vean beneficiadas en pro del fútbol y de lograr entender que dentro y fuera de la cancha debe primar el fair play y el respeto por las personas ante todo, sea cual sea su posición en el campo de juego o en la mesa directiva. 100% de apoyo al jugador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>