Forlán se despide de la Celeste

forlan_uruguay

Nota: FIFA.com

Diego Forlán anunció su retiro de la selección uruguaya, con la que jugó un récord de 112 partidos oficiales, fue dos veces máximo goleador del fútbol europeo y deslumbró en Sudáfrica 2010, donde se alzó con el Balón de Oro adidas al mejor jugador de esa edición de la Copa Mundial de la FIFA.

Versátil y preciso a la hora de rematar con ambas piernas, el rubio delantero que cumplirá 36 años en mayo viene de una familia de futbolistas: su padre Pablo Forlán también fue jugador y su abuelo materno Juan Carlos Corazzo fue entrenador de la selección de Uruguay en Chile 1962.

“Mi abuelo tuvo la oportunidad de ganar la Copa América, mi padre también y yo pude en 2011. Para la familia es muy especial”, dijo el jugador, al anunciar su retiro en una rueda de prensa en Japón, donde juega en el Cerezo Osaka.

“De pequeño iba a ver a la selección con mi padre. Llegábamos a casa y yo sólo quería agarrar la pelota”, recordó.

Aunque al principio Diego se inició en el tenis, a los 14 años decidió continuar con la tradición familiar y dedicarse al fútbol.

Tras jugar en las inferiores de los uruguayos Peñarol y Danubio, pasó a Independiente de Argentina, club en el que debutó en primera división a los 18 años a fines de 1997.

En enero de 2002 pasó al Manchester United de Inglaterra, con el que ganó la Premier League en la temporada 2002-2003 y la FA Cup en 2003-2004.

En 2004 fue transferido al Villarreal de España, donde se alzó con su primer Trofeo Pichichi de la liga española y la Bota de Oro europea (que compartió con el francés Thierry Henry) al anotar 25 goles durante la temporada 2004-2005.

Iniciaba una época de oro para este magnífico futbolista. Tras consagrarse como máximo goleador de la historia del Villarreal con 54 goles, en 2007 fue fichado por el Atlético de Madrid. Allí siguió sumando trofeos: Pichichi y Bota de Oro de la temporada 2008-2009 y campeón de la Europa League con el Atlético en 2009-2010 y de la Supercopa de Europa.

Con el 10 en la espalda

Pero ‘Cachavacha’, como lo bautizaron sus compañeros, se ganó el cariño de su país y el respeto del mundo con La Celeste, casaca que vistió en 112 partidos oficiales y con la que convirtió 36 goles.

“Haber pasado el récord de partidos, el de goles (…) son muchas cosas”, confesó, al tiempo que sólo tuvo elogios para el cuerpo técnico liderado por el entrenador Oscar Tabárez y sus compañeros de equipo.

El artillero celeste debutó en la selección el 27 de marzo de 2002, en un amistoso frente a Arabia Saudí en el cual marcó su primer tanto. Meses después disputó su primera Copa Mundial de la FIFA, la de Rep. de Corea y Japón en 2002, convirtiendo un tanto en el empate 3-3 ante Senegal en el único compromiso que le tocó jugar.

A partir de ese partido se convirtió en presencia permanente en la selección y en rol de volante de creación fue pieza clave en Sudáfrica 2010, en la que Uruguay terminó cuarto y Forlán deslumbró: se alzó con el Balón de Oro adidas a mejor jugador y compartiendo -con cinco tantos anotados- el primer lugar en la tabla de goleadores con el alemán Thomas Müller, el holandés Wesley Sneijder y el español David Villa.

“El Mundial de Sudáfrica es uno de mis mejores recuerdos como futbolista”, dijo el goleador celeste. “El cuarto puesto logrado por la selección, haber compartido el premio de goleador, haber sido elegido, con el gol que hice contra Alemania, como el mejor gol del mundial y como broche de oro, haber sido elegido mejor jugador del mundo”.

“Hasta luego”

Pero tras la consagración en el Mundial, sufrió una serie de lesiones que determinaron una caída en su rendimiento y terminó la temporada europea con escasos minutos de juego.

En 2011 integró el equipo que coronó a Uruguay campeón de América, cortando una sequía goleadora con dos tantos en la final ante Paraguay.

Tras el torneo, el jugador se despidió del ‘Atleti’ para fichar con el Inter de Milán. En julio de 2012 pasó al Internacional de Brasil, equipo que dejó tras una campaña irregular y una importante oferta del Cerezo Osaka de Japón, donde milita desde enero de 2014.

Junto al ascenso de delanteros más jóvenes como Luis Suárez o Edinson Cavani, Forlán fue perdiendo protagonismo a lo largo de la eliminatoria sudamericana hacia Brasil 2014™, torneo en el que jugó sólo dos partidos, sin marcar tantos.

Tras la Copa Mundial de la FIFA, el jugador no fue convocado para los amistosos que jugó la selección antes de fin de año. Forlán ha reconocido que le resultará “extraño ver los partidos desde afuera”. “Pero me voy contento con todo lo que hice”, subrayó. “No es un adiós, es un hasta luego”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *