Un emocionante mal partido

Nueva Zelanda demostraba en cancha frente a Eslovaquia que era hasta el momento el equipo más débil de la Copa. Los eslovenos los vencían por 1 a 0 y si bien no hacían mucho por el segundo gol, los neozelandeses eran zombies en el estadio Royal Bafokeng de Rustenburg, hasta que en el último minuto de descuento lograron el insospechado empate.

El primer gol, para Eslovaquia, fue obra de Vittek, a los 5’ (ST), tras conectar de cabeza un centro que vino desde la derecha. El empate de Nueva Zelanda vino a través del mismo expediente, en los descuentos, por medio de Reid.

Eslovaquia no hizo un buen partido, pero con el rival que tenía al frente lo pudo liquidar, presionaron poco arriba y nunca desbordaron, hilaron pases o probaron de distancia al mal portero neozelandés, se vieron “contagiados” por la indolencia de su rival, equipo que simplemente no juega a nada. Al final del encuentro los oceánicos se acordaron de hacer algo y comenzaron a tirar centros, tal vez lo único que sabían hacer y fue así como se encontraron con el inmerecido empate cuando el partido por fin acababa.

Felices deben estar Italia y Paraguay al tener a estos rivales en su grupo, con los neocelandeses tres puntos seguros, con los eslovacos, habrá que ver como juegan cuando se les exige más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>