El crack que cambió la historia del fútbol belga

La selección de Bélgica siempre fue de bajo perfil en las Copas del Mundo, pero su prestigio cambió cuando Enzo Scifo apareció en los Diablos Rojos en la década de los ochenta, su calidad en el mediocampo y su liderazgo dieron una alegría inimaginable a los fanáticos belgas. Recuerda a este crack europeo.

Su aparición con la selección de su país la hizo en el año 1984, cuando la calidad de Jan Ceulemans pedía a gritos un socio que lo ayudara a consolidar su juego, en ese instante apareció Scifo y juntos crearon una de las sociedades más temidas hasta el Mundial de Italia 1990, tras lo cual Ceulemans se retiró. Pero volviendo al inicio de Enzo en la selección, la gran prueba de su calidad fue la Copa del Mundo de México 1986.

En los estadios de la nación azteca Scifo y compañía tuvieron una actuación brillante, si bien en la fase de grupos anduvieron a los tumbos y clasificaron como mejor tercero tras perder con México (1-2), derrotar a Irak (2-1) y empatar con Paraguay (2-2), en la fase final sorprendieron a todos, primero en octavos al derrotar a la muy bien conformada Unión Soviética por 4-3, después chocaron en cuartos con la selección de España, una de las favoritas tras derrotar sorpresivamente a Dinamarca por 5-1 con una gran actuación de Butrageño, pero los belgas sacaron un empate a uno y después en lanzamientos de penaltis se colocaron en semifinales hasta donde el sueño llegaría, ya que Argentina fue un escollo insuperable y después Francia fue más en el partido por el tercer lugar. De esta manera Scifo y Bélgica lograron un histórico cuarto puesto que jamás imaginaron, ya eran una leyenda.

Pero el brillo de Enzo no sólo estuvo en su selección, con el Anderlecht logró 9 copas, con el Torino de Italia ganó la Copa y con el Mónaco francés sumó dos títulos, además jugó en el Inter de Milán, Bordeaux y Auxerre.

Su calidad y elegancia con el balón se dejó ver además de en México 1986, en Italia 1990, Estados Unidos 1994 y en Francia 1998, sin embargo su gran deuda fue la Eurocopa, donde nunca pudo brillar e incluso entre 1988 y 1996 no logró clasificar, pero eso no importa a los fanáticos belgas, Enzo Scifo es el ícono del éxito del fútbol en Bélgica, del buen trato del balón y de cómo guiar a un cuadro rumbo al éxito.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>