El orgullo de Trinidad y Tobago

Dwight Yorke brilló en el ataque del Manchester United y logró todo los torneos posibles, algo que quizás jamás imaginó que lograría cuando comenzó a jugar al fútbol en su país, Trinidad y Tobago. Su éxito no sólo fue la alegría y sonrisa de uno de los delanteros más carismático de los Diablos Rojos de Manchester, sino que también fue el orgullo de sus compatriotas al llevar la bandera su nación siempre de buena manera.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *