El inolvidable juego del Diablo Etcheverry

Si hay un jugador que llevó el fútbol boliviano a las alturas más allá de La Paz, ese es el Diablo Marco Antonio Etcheverry, no sólo fue un jugador que en la cancha derrochó buen juego, toque de balón fino y velocidad, sino que también fuera de la cancha demostró ser un deportista íntegro y digno de ser idolatrado en cuanto equipo estuvo y sobre todo en su querida selección.

El Diablo nació el 26 de septiembre de 1970 en Santa Cruz, Bolivia, de inmediato comenzó a destacar con el balón en lo pies y con la facilidad de guiar el juego de su equipo, lo que provocó que los 16 años debutará en el Destroyes de su país, donde estuvo tres años y dio el gran salto al Bolivar, una de las instituciones bolivianas más grandes.

Su buen rendimiento lo llevó al Albacete de España donde sólo estuvo una temporada, tras lo cual fue traspasado a Colo Colo el año 1994, mismo año en el cual dijo presente en la Copa del Mundo de Estados Unidos, donde ingresó en el segundo tiempo ante Alemania, pero en una fuerte jugada fue expulsado tras llevar sólo cinco minutos en la cancha, acabándose así su participación en la cita mundialista.

Posterior a eso llegó a Colombia, al América de Cali, pero sólo estuvo un año hasta que llegó al club con que se identificaría por años, el DC United de la MLS, el equipo de Washington fue su casa entre los años 1996 y 2003, desde donde en ocasiones durante la para del campeonato norteamericano reforzó a clubes como Barcelona de Guayaquil, Emelec, Oriente Petrolero y Bolivar.

Se retiró en el club estadounidense, dejando una carrera llena de pases precisos, habilitaciones exactas, goles importantes, sello de calidad y un compañerismo a toda prueba, lo que lo hizo acreedor de uno de las máximas distinciones que se entrega en Bolivia, ya que el año 2006 la Cámara de Diputados de su país lo designó como “Ciudadano Meritorio”.

Su amor con la selección comenzó el año 1989 y terminó el año 2003. Logró el histórico pasó a la Copa del Mundo en una clasificatoria llena de emoción en donde Bolivia dejó en el camino a Uruguay, Ecuador y Venezuela, e inclusó derrotó a Brasil por 2-0 en La Paz, también formó parte estelar del equipo que en la Copa América de 1997 desarrollada en su país, logró el segundo lugar tras perder ante la verdeamarelha por 3-1. Sin duda el Diablo estuvo en todos los grandes triunfos bolivianos.

En la actualidad Etcheverry ejerce su carrera de entrenador que comenzó el 2009 en el club Aucas de Ecuador, donde seguramente se vive el punto de partida de una promisoria trayectoria y no extrañará verlo a cargo de su selección. Sin duda un crack del fútbol sudamericano.

1Marco Antonio Etcheverry antes de tomar el cuadro ecuatoriano se dedicó a la búsqueda de talentos para el DC United.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>