Copa del Mundo: Un grito de gol puede hacer su propia historia

Gracias a la televisión las celebraciones de los goles en los mundiales han logrado quedar marcadas en las memorias de varios fanáticos. Existen gestos que de a poco se han hecho populares y que dan sello a un gol, un momento, un partido y una Copa del Mundo.

Quizás una de las más emblemáticas fue la efectuada por Bebeto en Estados Unidos 1994, cuando marcó el segundo gol a los holandeses en cuartos de final, en el Cotton Bowl, Dallas.

En dicha ocasión, quien en ese momento era un goleador incuestionable del scratch, corrió tras una pelota profunda que Romario dejó pasar para no entrar en fuera de lugar, lo que desconcertó a los defensas naranjas, Bebeto así llegó solo ante el meta Ed De Goej a quien eludió sin problemas para conseguir el tanto, posteriormente corrió a la banda derecha y realizó un gesto de estar meciendo un bebé en sus brazos, acción seguida por Mazinho y Romario que llegaron al lado suyo.

El origen de la celebración tenía que ver con el nacimiento de su hijo y fue imitado pero nunca igualado por miles de goleadores a lo largo del mundo.

También es inolvidable el rostro de gol que mostró en España 1982 el jugador italiano Marco Tardelli al momento de conseguir, con un tiro desde fuera del área, el segundo gol de la escuadra azzurra ante los alemanes en la final disputada en el estadio Santiago Bernabeu, en Madrid.

Corrió rumbo a la cámara sin saber que ella estaba ahí y gritó moviendo la cabeza de lado a lado, con los puños cerrados y los brazos en 90 grados, dejando patente toda la emoción y alegría que sentía.

También hay unas que son más divertidas, como cuando Manuel Negrete hizo un gol de tijera contra Bulgaria en octavos de final en pleno Estadio Azteca en el mundial de México 1986. Se levantó tras su tanto, se quedó parado con los puños apretados y gritando gol, cuando pasó su compañero Javier Aguirre por atrás, le tiro el pelo y le dio un golpe en la cabeza que le sacudió el pelo, todo antes que llegaran el resto de sus compañeros.

Así son los goles, emocionantes e inesperados, por eso cuando se logra uno, los sentimientos en la cancha se desbordan, unos corren, otros saltan, otros lloran, otros se quedan quietos y otros hacen la coreografía practicada, es por eso sólo algunos son capaces de quedar en la historia.

Archivo mundialero de : A días del Mundial

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>