Comienzan a reaparecer los abrazos en Colo Colo

En un partido correcto, sobretodo en el primer tiempo, Colo Colo logró una victoria de 0-3 sobre Palestino en el Estadio Nacional, comenzando así a dar luces de alguna recuperación tras los horrorosos marcadores que ha registrado durante el año, es verdad que le cuadro tricolor fue poco obstáculo, pero para los albos este 2011 ni un equipo era fácil, por eso es bueno sumar de a tres a la espera del debut oficial de Gallego en la banca del equipo popular.

Hay detalles, más allá de lo técnico o táctico, que pueden demostrar síntomas de mejora o de cierto “reencantamiento” con el juego, por ejemplo el gol de Miralles fue gritado con mucha fuerza por el delantero argentino, algo que no es muy común, además en el tanto de Jorquera volvió la celebración de Playstation que en el torneo pasado apareció cuando los albos parecía que lograban la copa, sin duda dos reacciones muy distintas a las que por ejemplo hubo cuando en Asunción el ismo Jorquera logró el descuento que parecía una inyección anímica y que casi ni un compañero celebró, demostrando cero convicción o disfrute del juego.

Después del 0-3 de Scotti el cuadro de Pedreros sacó el freno del acelerador y comenzó a jugar de forma más pausada con pases más profundos, lo que generó varias ocasiones de gol que no pudieron ser aprovechadas ni por Paredes (ingresó en el segundo tiempo), ni por Miralles, ni Millar, ni Jorquera las principales cartas ofensivas frente al arco.

Ahora bien, con respecto a lo netamente táctico, se vio un orden en defensa más sólido con cuatro en el fondo, con Mena poniendo orden y siendo clave en quites, orden y solidez del bloque trasero, demostrando que sea quien sea que llegue, él parece ser el único capaz e manejar la defensa blanca.

Por su parte Palestino se vio muy débil, Riveros que siempre es peligro fue intrascendente, Laffatigue sólo tuvo un par de cabezazos, Cortés como es su costumbre en partidos importantes sólo apareció en los primeros minutos y Riquelme de a poco fue perdiendo el rumbo, incluso gracias al meta Núñez el marcador sólo quedo en tres.

Sin duda la llegada del Tolo Gallego se volvió un aliciente muy importante para los jugadores de Colo Colo, que pese a no estar en el banco al parecer ya entrega confianza y algo de calma en pro de un objetivo renovado, mientras que ne la vereda de enfrente, Palestino bajó mucho su nivel y de seguro Benítez se debe de haber ido muy molesto por el pobre desempeño de su equipo, algo totalmente diametral a lo que había mostrado en las primeras fechas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>