Columna Cruzada: Ultimátum con olor a Mentholatum

terefrerLo de Julio César Falcioni al mando de Universidad Católica no resiste análisis. Su paupérrimo desempeño sólo se compara con los amargos momentos que ha pasado el club en el último lustro (con Oscar Garré o Wim Rijsbergen por citar un par de casos emblemáticos) y, peor aún, no se ve por dónde salir del hoyo.

El sábado recién pasado, el humilde Barnechea se convirtió en el verdugo de turno para un equipo que parece entregado a su suerte, sin respuestas, sin armas, sin ideas, sin ganas y -más preocupante aún si consideramos que hubo dos semanas de receso- sin fútbol. Incluso, el 1-0 final gracias al palo o a la gran actuación de Costanzo, resultó mezquino para los dirigidos de Bozán.

Debido a los lastimosos números del cuerpo técnico encabezado por Falcioni, y coincidiendo con una nueva sesión del directorio de Cruzados SADP, se especuló con la salida del argentino. No obstante ello, tras una hora de reunión y aunque habían periodistas a la espera de alguna reacción o declaración, los directores prefirieron guardar silencio.

¿Qué se puede sacar en limpio? Falcioni se mantiene como DT del primer equipo a la espera del resultado contra Audax Italiano este sábado 25 en San Carlos de Apoquindo. Es decir, prácticamente lo mismo que pasó en la previa del partido contra O`Higgins a fines de agosto. El 2 a 2 de aquella tarde le dio respiración artificial a un proceso (si me permiten el término) que no da frutos (ni deportivos y en consecuencia, tampoco económicos) y que tiene a los hinchas acumulando frustraciones.

A casi dos meses de aquel encuentro, que puede ser calificado como el primer ultimátum a Falcioni, Católica sigue sin responder a sus pergaminos de club grande, de institución seria y de protagonista del torneo. Muy por el contrario, nos acercamos -deportiva y estadísticamente por lo menos- a un equipo chico, a un club que no se condice con la tradición e historia de la UC.

Aunque cueste y suene raro decirlo, somos el arroz graneado del plato; un mero acompañamiento, un actor de reparto en un torneo que puede considerarse perdido y que nos vuelve a fojas cero, es decir, donde mismo quedamos a fines de 2013. La única diferencia, eso sí, es que pasó un año y seguimos sin levantar una copa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>