Columna Cruzada: Partimos bien

uc_876Ganamos. Fue un 2-0 incluso mezquino para ambos equipos, un partido de pocas luces, lejos del glamour -estadios llenos, canchas impecables- al que nos acostumbró la Copa América, pero ganamos, estamos arriba y eso es lo importante.

El triunfo se hace más importante aún por las circunstancias que lo rodearon: debut en el torneo, como visita, en una cancha casi amateur y ante el equipo de Nelson Acosta (sigo sin olvidar la última fecha del clausura 2015).

Para destacar, la figura del partido: Diego Rojas tomó la batuta del equipo, movió a los delanteros, desordenó a la defensa rival y se dio maña hasta para llegar al gol. Bien por el antofagastino.

También merece mención aparte la defensa. Terminar con el arco en cero, más allá de una pelota en el palo en el segundo tiempo, es meritorio. A ello se agrega la incorporación de nombres nuevos como Lanaro, Maripán, Pablo Álvarez y Juan Carlos Espinoza. Bien por ese bloque.

David Llanos también respondió a la altura y se consolida como un buen reemplazo del que, se supone, debería ser el titular (Roberto Gutiérrez).

A la espera de otros resultados para completar la fecha, Católica aparece como un equipo sólido, un favorito con argumentos objetivos para responder a las expectativas que su propio funcionamiento le ha puesto en la mochila (ya no cabe la excusa del poco tiempo de Mario Salas a cargo) y que tendrá que saber lidiar con la Copa Chile y la Copa Sudamericana.

Lo importante es que jugadores hay, el funcionamiento -más allá de las dudas que dejaron un par de partidos de Copa Chile- también está. Sólo falta jugar, sumar horas de vuelo y corregir errores. Ya veremos hasta dónde nos lleva el equipo…

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *