Columna Cruzada: De chico a grande

Captura de pantalla 2014-10-28 a la(s) 19.31.52Tales fueron las palabras de Cristián Álvarez, capitán, referente y quizá uno de los mejores jugadores del semestre; de cara al choque contra Universidad de Chile el próximo sábado 1 de noviembre al mediodía en el Nacional.

La frase resume sin anestesia ni eufemismos el momento de ambos equipos. Pese al triunfo sobre Audax Italiano (2-1 en San Carlos de Apoquindo) los de Falcioni siguen una pauta de comportamiento zigzagueante, más inclinada a los momentos bajos que a los altos, sin un patrón de juego regular o algo que se le parezca, con más problemas que soluciones ante cualquier tipo de rival (Sí, todavía me duele haber perdido contra Barnechea).

Entra aquí, en este caso, Universidad de Chile. Punteros del campeonato y recuperados después del tropiezo contra Colo Colo en el Monumental, los de Lasarte ganaron pese a varias ausencias (por lesión o suspensión) y gracias a un polémico arbitraje que dejó a Palestino con gusto a poco.

No obstante ello y merced a su buen rendimiento en lo que va de campeonato, al menos desde el punto de vista estadístico y netamente numérico, los azules llegan con las mejores chances de quedarse con el triunfo.

¿A qué apela Católica? Ni siquiera se puede hablar de mística. Jugadores tan emblemáticos en ese sentido como Mirosevic, Toselli o Álvarez (por decisión dirigencial, por lesión y por suspensión respectivamente) estarán ausentes el sábado y con ellos un ingrediente extra que puede ser útil en este tipo de compromisos.

El partido contra Audax sólo confirmó lo que ya se sabe: el equipo genera pocas opciones de gol, no hay muchos avances de mitad de cancha hacia adelante, la defensa sigue feble y Costanzo se encumbra como otro de los puntos altos.

La presencia de Lasarte en la banca rival pondrá el ingrediente extrafutbolístico siempre sabroso en estos partidos. Al igual que muchos hinchas cruzados, espero que el equipo, de una buena vez, esté a la altura de las circunstancias y nos entregue, aunque sea a cuentagotas y casi como un pago mínimo (que no salda ni amortiza la deuda, sino sólo los intereses), una satisfacción venciendo al clásico rival. Aunque sea 1-0 y con un autogol, pero necesitamos ganar. Por la historia reciente, por los ausentes, por pelear un cupo en la liguilla y como preparación para el otro choque, también decisivo y tradicional, frente a Colo Colo en San Carlos.

Es lo que nos queda. Es lo que tenemos. Es lo que hay.

One thought on “Columna Cruzada: De chico a grande

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>