Columna Cruzada: Bipolar

Del 7 a 1 a Huachipato en San Carlos al 0 a 2 ante O’Higgins en el Monumental sin escalas. La UC de Astudillo, pese al evidente avance del torneo, se ha convertido en un equipo impredecible, del que se puede esperar cualquier cosa. No hay estructura, no hay un orden, no se ve una idea, alguna elaboración que indique o dé señas de un cierto estilo de juego. Nada.

La inclusión de Claudio Sepúlveda como lateral derecho sirve para analizar las causas de este mal momento. Uno: Católica no tiene especialistas, depende mucho de un solo jugador para el puesto y, como en este caso, la lesión de Álvarez obliga a improvisar. Dos: esa improvisación desequilibra al equipo, Tomás Costa no puede jugar solo como contención y Mirosevic (quien se fue expulsado por aplaudir un cobro de Osses), no “siente” el puesto. Lo más curioso de todo es que Michael Ríos, alguien con experiencia por la derecha, estaba entre los suplentes y cuando entró poco pudo hacer. Tres: hay problemas entre el DT y los jugadores. A todos nos llamó la atención la ausencia de Fernando Meneses. Al día siguiente se supo, vía La Tercera, que el jugador está “castigado” por no acatar la autoridad de Astudillo.

A lo anterior hay que agregar que el rendimiento de los denominados “refuerzos” dista mucho de lo esperable para jugadores del currículum de J. Bottinelli, por citar el ejemplo más evidente. Hace mucho tiempo que no se ve a un extranjero tan mediocre entre los titulares y cuesta entender por qué no se le da la oportunidad a un jugador formado en casa.

Como se ve, el panorama no es halagüeño. Sólo Toselli y, en menor medida Andía, superan la prueba de la blancura. Mark González no fue ni la mitad de lo que jugó la semana pasada, lo mismo Bottinelli el bueno (Darío) y así suma y sigue. Desde que El Gráfico premió a Tomás Costa que el argentino se perdió; Ramos sube y baja todas las semanas, “Ribery” Muñoz anda igual y así cuesta mucho ilusionarse.

Para peor, Colo Colo sigue firme arriba y ya nos sacó una ventaja que no depende sólo del partido entre ambos. Ojalá que se repita la historia del 2010. Quiero creer que los jugadores sienten lo mismo y apelan, en lo más íntimo de su ser, a repetir la gracia. Ojalá.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>