No hay nada mejor que casa

Colo Colo hace mucho que no tenía una alegría que se pudiera asociar a un trabajo, a un equipo y sobretodo que se pudiera asociar a lo que enarbola como estandartes de la institución. El clásico ante Universidad de Chile lo ganó 3-2, con siete canteranos, con un DT de casa, con gol de último minuto, con empuje y con sintonía entre cuerpo técnico, jugadores e hinchada. La desastrosa temporada de los albos está lejos de quedar en el olvido, los inconvenientes de seguro no terminan, pero cuando hay problemas lo mejor es comenzar a buscar la solución en casa, algo que habían menospreciado en Macul, pero que al parecer de a poco comienzan a revalorar.

Gonzalo Fierro, Sebastián Toro, Luis Pavez, Claudio Baeza, Esteban Pavez, Felipe Flores y Juan Delgado fueron titulares ante la U, los sietes son formados en el Monumental y entienden lo que es jugar un clásico. Héctor Tapia y Miguel Riffo son la dupla técnica, el primero como DT y el segundo como ayudante, ambos también son canteranos albos. Todos ellos y un plantel con varios juveniles han puesto el pecho a las balas cuando los dirigentes debieron asumir que nuevamente se habían equivocado con entrenadores fanfarrones e inútiles que llegaron con fichajes caros pero miserables e inútiles dentro del campo de juego.

Lo importante ahora es que Tapia y compañía están demostrando que la vieja y sabia fórmula de formar, subir, trabajar y consolidar no se ha mantenido por años en la mayoría de los clubes importantes del mundo por casualidad. Es la mejor forma de mejorar. De hacer crecer un club, de tener un equipo con identidad, jugadores comprometidos y una hinchada cómplice que apoye de manera incondicional.

En Blanco y Negro ya probaron y probaron con entrenadores extranjeros, con demasiados jugadores de otros lugares y no dio resultado, al contrario, el pozo se fue haciendo cada vez más profundo. Las fórmulas empresariales de adquirir lo supuestamente mejor del mercado o lo más caro no sirven con la pelota en los pies. Un club como Colo Colo debe buscar siempre ser su propio motor, no depender constantemente de capitales o rendimientos individuales, debe estar la institución por delante. Ojalá lo entiendan, ojalá siga el primer equipo en esta línea, ojalá siga la tarea formativa y sobretodo, ojalá los dirigentes muestren respeto por el trabajo y no sólo por los resultados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>