Ahora los cinco fueron en la Copa Libertadores

Colo Colo demostró que el daño que tiene es grande, que no se trata sólo de un cambio de mano, se trata de una oxidación preocupante, de un equipo que logra tener algo armado de mitad para adelante gracias a sus individualidades, pero que en el bloque posterior es sinónimo de lentitud, desorden y apatía impresionante, así no se pueden lograr victorias, sólo se pueden sumar derrotas, tal como sucedió ahora ante Cerro Porteño por 5-2 en el debut de la Copa Libertadores, torneo que ya hace muchos años dejó de ser un lugar agradable y cómodo para el Cacique.

A los 6 minutos el cuadro albo ya iba perdiendo 2-0, logró el descuento y parecía equilibrar el juego pero la creatividad ofensiva y los buenos arranques albos que lograron dar paso al descuento de Jorquera no parecían estar acordes con la vulnerabilidad de la defensa que en cada ataque los azul y rojos dejaban en evidencia, pero el autor del gol chileno, Millar, Salcedo, Paredes y Miralles se dieron maña para preocupar a Cerro Porteño y , que dicho sea de paso no está en su mejor momento, y parecía que la segunda mitad podía ser muy favorable para el equipo albo, pero en la segunda mitad ingresó Iturbe en el cuadro paraguayo y sentenció una nueva derrota escandalosa en el equipo de Pedreros.

La velocidad del juvenil argentino dejó a Scotti y a Toro muy mal parados, el pequeño atacante sentenció dos goles, para colmo un penal de Castillo sumó un nuevo gol en contra y el descuento de Paredes solo hizo que la diferencia de goles se redujera pero no logró cambiar para nada el trámite del juego.

Así, volvió a quedar de manifiesto que el gran problema de Colo Colo es su bloque posterior, el cual cuenta con un muy buen arquero como es Castillo, pero su calidad no se complementada por sus defensas que se ven sin chispa, lentos, descoordinados y cada vez más ineficientes en el mano a mano.

10 goles en dos partidos es mucho para cualquier equipo y suena aún más escandaloso en el cuadro popular, hay mucha tarea, hay mucho tiempo perdido, pero también hay tiempo para el trabajo y para tratar de recuperar el ritmo extraviado, pero alguien debe encabezar dicho trabajo y ese alguien no es Blanco y Negro, es un DT que los dirigentes no han sido capaces de identificar ni siquiera en su perfil, lo que hace ver cada vez más alejado un posible éxito, sobre todo internacional, del actual cuadro popular.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>