Buscar el título en casa no es fácil

Brasil buscará el 2014 obtener una nueva Copa del Mundo, pero esta vez con un sabor muy especial. El scratch logró el campeonato en Europa, en América y en Asia, pero no lo pudo logra en su casa el año 1950. Ser campeón en casa es muy difícil. El último que lo logró fue Francia, pero Alemania e Italia fracasaron en su último intento. Hay varios factores que juegan a favor y en contra del objetivo. Al parecer es mucho más difícil de lo que parece.

Francia había faltado al Mundial de estados Unidos 1994 tras una frustrante derrota en las clasificatorias ante Bulgaria en París. Pero llegó su turno de ser local y lo supo aprovechar con un equipo muy joven, pero equilibrado con jugadores maduros y consagrados. En los momentos más difíciles, que fueron los galos sacaron una fuerza mental y un orgullo que les permitió ir creando una complicidad con su afición que al momento del inicio del torneo no existía. Ante Paraguay con gol de oro, ante Italia en penales y ante Croacia tras reponerse del tanto de Suker en la semifinal, los azules sacaron el orgullo que da jugar de local, pero tuvieron de parte de su público un apoyo que fue creciendo y que nunca sintieron como una presión.

Antes de los franceses fracasaron dos súper potencias en su objetico de ser campeones en casa: Italia el año 1990 y Alemania el año 2006. Los azzurri siempre vivieron en constante efervescencia su mundial, tenían el rol de rock stars y lo menos que se apostaba era llegar a la final, pero se cruzaron con Argentina que los mató desde los 12 pasos en un partido en Nápoles en que se vio a los italianos más nerviosos de lo normal, quizás el destino y su trampa de juntar al 10 con su “tierra napolitana” fue mucho para los locales. Un caso similar pero más asociado a la necesidad de ganar enfrento Alemania en su casa. Acostumbrados a las instancias finales se apostaba una final y el título, no sólo por la localía, sino que por tratarse de un equipo reforzado por jóvenes tras el segundo lugar obtenido en Japón y Corea, pero en semifinales chocaron con quizás su máximo rival: Italia. El cuadro de Marcello Lippi sacó su espiritú rebelde y contra todos los pronósticos atacó y atacó, sellando una victoria que derrumbó a los germanos que tenían la fiesta preparada.

Después ya nos remontamos a Argentina 1978, Alemania 1974, Inglaterra 1966, Italia 1934 y Uruguay 1930, pero quizás los factores que más valen para el objetivo de la verdeamarelha, tomando en cuenta 1990, 1998 y 2006 son los siguientes:

  • Italia no soportó la presión de sus propios hinchas. Un país con un fanatismo igual o muy cercano al brasileño, que va a seguir a todos los lugares a la selección local, algo que ne semifinales puede pesar mucho y que deberá evaluar Mano Menezes, tanto en la fuerza mental de sus jugadores como ene los lugares de concentración.
  • Francia nunca perdió la brújula, la presión no venía de la tribuna, venía desde el equipo rival y los azules supieron manejarla sin desesperación, sin perder el orden, algo que Brasil en las últimas Copas no ha demostrado en los momentos difíciles, basta con ver el juego ante Holanda en Sudáfrica 2010
  • La historia. Alemania pese a ser una selección con un rendimiento increíble en las Copas del Mundo, no fue capaz de superar a Italia, su rival más temido, acá la historia jugó mucho ¿Qué pasaría si en una semi o en la misma final choca Brasil con Uruguay?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>