Ganaron, pero quedaron en deuda

brasil_deuda

Dunga no quería sorpresas ante Sudáfrica, la palabra hazaña ya se había escuchado en la semifinal anterior y no quería que se repitiera ante ellos, por eso, Brasil salió con un esquema conservador, al contragolpe y sin una vocación ofensiva total, esperando que de una u otra forma cayera el gol, lo que ocurrió, pero con un juego que sólo produjo bostezos en los espectadores.

El protagonista del partido fue Sudáfrica, que con sus limitantes y sus defectos, se hizo del mediocampo, atacó con mucho ímpetu y obligó en más de una ocasión que Julio Cesar se aplicará a fondo, Brasil sólo se defendía y llegaba con alguna corrida de Kaká o Robinho, pero los balones que llegaban a Khune no eran complicados.

El público local se ilusionó e incrementó su apoyo, pero el cero a cero seguía, hasta que la defensa de los locales cometió el error que puede costar un partido, y costó. Una falta en el borde del área permitió que Dani Alves mandará un derechazo inatacable que selló la vistoria y la presencia en la final de Brasil.

Sin embargo no sé si habrá mucho que celebrar en el scratch, ya que su juego fue más parecido al juego de un equipo chico ante uno grande, no dominó ni entusiasmó a sus seguidores, mostró el uso de las bandas sólo para marcar, fue un cuadro chato, que aburrió y desilusionó, imagen muy distinta a la mostrada ante Italia.

Los campeones de América lograron el objetivo de llegar a la final, pero sin duda quedaron en deuda y ojalá que ahora la final que disputarán contra Estados Unidos el domingo 28, muestre el jogo bonito que todos esperamos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>