Al estadio por primera vez

En la vida hay momentos y sensaciones que nunca se olvidan dejando marca para siempre, creo que para todos los futboleros uno de uno de esos instantes privilegiados es la primera vez que uno va a ver al estadio al equipo de sus amores. Para mí fue una mezcla de sensaciones, emociones, ansias, impresiones, imaginación superada e incredulidad que nunca, pero nunca, olvidaré.

Tenía cerca de 8 años y desde que tenía uso de razón los colores azul y amarillo estaban en mi corazón, el América de México era mi sinónimo de fútbol (yo vivía desde los 10 meses de edad en el DF de México), sus partidos no me los perdía por la tele y mi pieza estaba con posters del equipo, hasta que un día mi papá me dijo que íbamos al Estadio Azteca a ver a las Águilas.

Camino al histórico recinto ya estaba nervioso, llegamos al estacionamiento y el ruido era increíble, ingresamos a los pasillos y mi papá me llevaba abrazado, subimos las ecaleras y de a poco comenzó a aparecer la cancha, hasta que la ví y no lo podía creer… mi papá dice que el corazón se me aceleró demasiado y yo nunca pero nunca olvidé el verde de esa cancha y lo gigante de sus tribunas, llenas, jugaba el América con los Pumas y había cerca de 100 mil personas.

Quedaron 1-1, fue increíble y desde ese día no dejé de ir al Estadio Azteca con mi viejo, hubo partidos mucho mejores y momentos gloriosos, pero la primera vez que me senté en las tribunas a ver a mi equipo, nunca pero nunca la olvidaré y le agradezco mucho a mi papá haberme llevado y haberme regalado esa alegría tan grande.

Estoy seguro que ustedes también tuvieron un momento inolvidable al ir a ver a su equipo por primera ocasión, algo que en la memoria de todos los amantes del fútbol deja huella.

3 thoughts on “Al estadio por primera vez

  • 03/11/2009 at 06:48
    Permalink

    Es verdad, Tequila… No se olvida. Menos, cuando la primera vez en el estadio es en un Grande, como el Nacional… Me acuerdo que entré con mi hermano grande y mi papá a la puerta 3. No nos gustó y caminamos hasta la puerta 6… Yo creí que ya estababamos cerca de Tribuna, pero subo la escalera, mirola cancha, y se veía igual… Al final creo que del partido, vi poco. MIraba todo el rato la gradería, las barras, y lo mejor -y más extraño- era cuando había casi goles del rival, su barra sonaba como 2 segundos despues, el clásico “uhhhh”…

  • 03/11/2009 at 19:30
    Permalink

    Hermano, te mando un abrazo desde el DF de donde se te extraña.

    Mucho exito!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • Pingback: El perder es parte del juego | Gambeta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>