A Palermo se le cerró el arco

La carrera de Martín Palermo es para una película. Es el máximo goleador en actividad del fútbol argentino con 300 goles, es el máximo goleador de la historia de Boca con 230, es el debutante más veterano en convertir un gol en un Mundial para la Selección Argentina (ante Grecia), marcó un gol con las dos piernas (de penal a Platense), un gol desde atrás de la mitad de la cancha (a Independiente), un gol de cabeza desde 40 metros (a Vélez); se recuperó de una rotura de ligamentos con un gol a River por Copa Libertadores, se recuperó, en España, de una fractura de tibia y peroné luego de que se le cayera una tribuna encima de la pierna y se recuperó de otra rotura de ligamentos (ante Lanús) en 2007.

Pero a Palermo se le cerró el arco. El delantero no marca un gol desde hace 621 minutos. El último se lo anotó a Gimnasia de La Plata, en la última fecha del Apertura que pasó. Justo el gol 300 de su carrera. Y se acerca a la peor racha sin goles de su trayectoria: 8 partidos en el Apertura 2009. ¿Es culpa de Palermo o del equipo?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>