¿Qué diablos pasa por la cabeza de Mourinho?

El Real Madrid viene de empatar con La Coruña a la fecha tiene una campaña en la Liga BBVA, s ele aleja el Barcelona y el entrenador merengue no encuentra nada mejor que en una conferencia de prensa opinar no de forma muy amable de su futuro rival, el Málaga, menospreciar a su antecesor, manuela Pellegrini, cuestionar el accionar de Guardiola y su hermano, reclamar en contra de las programaciones y, como guinda de la torta, criticar a su actual club desde su funcionamiento dirigencial a sus jugadores. Un gran entrenador pero también un verdadero bocón.

Si bien la conferencia de Mourinho fue difundida en varios medios de España, obviamente en Marca no se puede confiar por su asquerosa afición por el Real Madrid, As y Sport no suelen ser imparciales, así que en El País se logra contar de forma clara lo sucedido, a continuación las frases y la nota mostrada por elpais.com en torno a un verdadero personaje, no sé si de cuento, de ficción, de comedia o del fútbol, pero sin duda que como el no hay… menos mal.

NOTA DE EL PAIS, JUEVES 3 DE MARZO 2011

Mourinho crea otro incendio al Madrid

El entrenador portugués menosprecia a Pellegrini y al Málaga, llama hipócritas a quienes no defienden sus tesis y lamenta que sus dirigentes y jugadores no apoyen sus quejas públicas

DIEGO TORRES – Madrid – 02/03/2011

“¡Esto es ridículo!”, cuchicheaban los jugadores del Madrid, ayer al mediodía. Conectados en el vestuario a Twitter, o a la radio, siguieron con asombro la conferencia de José Mourinho. El entrenador volvió a denunciar en la sala de prensa que quienes configuraban los horarios de los partidos beneficiaban al Barça. De paso, menospreció al exentrenador madridista Manuel Pellegrini y a su actual club, el Málaga. Y a modo de colofón, señaló que el Madrid es una institución que funcionaba mal, descoordinada, y que sus jugadores no se implican lo suficiente en lo que denominó “estrategia de comunicación”. En los despachos la reacción fue de perplejidad. “La cosa está peor que nunca”, decían los empleados. Algunos especularon con la posibilidad de que Mourinho esté forzando su despido.

“A mí no me puede pasar lo mismo que le pasó a Pellegrini”, sentenció Mourinho. “¿Sabe por qué? Porque si el Real Madrid me echa yo no voy a entrenar al Málaga. Si me echan voy a un gran club de Inglaterra o a un gran club de Italia. No tengo ningún problema en volver a entrenar a un gran club”. Fue una ráfaga. Dos frases en las que Mourinho despreció sumariamente a Manuel Pellegrini, al Málaga, y sorprendió a Florentino Pérez, el presidente que le contrató hace nueve meses con la esperanza de fundar un proyecto estable. Pérez no imaginó que con Mourinho el equipo ganaría menos puntos en la Liga que con Pellegrini. Tampoco sospechó que el luso fuera tan descontrolado.

El 0-0 de Riazor exhibió el costado más sombrío de Mourinho. La gente que frecuenta Valdebebas observa a un hombre que deambula por los pasillos conturbado, entre brotes de ira, presionando con exigencias extravagantes a quien tenga la mala suerte de cruzarse en su camino. Al escuchar su comentario sobre el Málaga varios jugadores sintieron que los ponía en un aprieto. Creen que hoy sus adversarios saldrán con rabia a demostrar que valen más de lo que cree Mourinho. “Este es un mundo hipócrita”, prosiguió Mourinho, arrancándose hacia donde lo llevase su soliloquio. “Toda la gente sabe lo que es verdad y mentira. Yo antes que ser hipócrita prefiero ser el punching ball de todos los cobardes. Pero nací así, crecí así y voy a morir así. Con la cabeza alta. Contento. Y sin miedo a decir las verdades. Sin miedo a que mañana una banda de cobardes vengan todos juntos a atacarme a mí. ¿Qué puedo hacer yo? Yo no tengo miedo a decir las verdades”. “Yo, por ejemplo”, prosiguió, “no tengo una empresa inmobiliaria para representar jugadores de fútbol. Si tuviera una empresa inmobiliaria vendería casas”. La repentina digresión fue una presunta alusión a Pere Guardiola, el hermano del técnico del Barça, que tiene intereses inmobiliarios y también representa jugadores.

El ataque de honestidad tuvo consecuencias inmediatas en la Diputación de Málaga, donde su presidente, Salvador Pendón, reaccionó ofendido: “Mourinho ha demostrado que es un auténtico payaso”. En los despachos del Bernabéu, Antonio Galeano, director de comunicación del Madrid, explicó que el club no necesita disculparse: “Mourinho no ha pretendido menospreciar a nadie”. El encuentro del entrenador con la prensa fue tenso porque no admitió discrepancias.

– ¿Cree que con sus quejas del calendario y de los arbitrajes ha logrado desviar la atención del fútbol? le preguntaron.
– ¿Qué quejas? No son quejas, son verdades. ¿Usted qué piensa?
– Que son quejas.
– ¡Hipócrita! Lo siento. Tengo derecho a decirlo.

Mourinho se disculpó con su interlocutor antes de argumentar que él es el único que tiene el coraje suficiente para quejarse públicamente en defensa de los intereses del club. Cuando le preguntaron si se siente apoyado por el Madrid, replicó con mensajes subliminales y críticas veladas a la dirección. “¿Por qué razón se van a quejar otros si ya me voy a quejar yo?”, dijo. “Hay gente que cuando tiene que decir una cosa no la dice y después pone a los otros a hacerlo. Hay clubes que tienen una estrategia de comunicación diferente de la nuestra. Aquí soy yo el que vengo y no pido jamás a un jugador mío que forme parte de una estrategia de comunicación. Hay otros clubes en los que los jugadores participan muy bien en una estrategia de comunicación, en donde el entrenador está protegido, tranquilito haciendo un papel diferente. Aquí no. Aquí soy yo el que viene a dar la cara. No hay más. Al escuchar esto, los jugadores, atentos en el vestuario, recordaron que el sábado, en A Coruña, Mourinho les pidió que al salir del campo denunciasen la injusticia de los horarios que les ponían las televisiones. Pero no cumplieron. De lo único que se quejaron a la prensa fue de la táctica de Mourinho contra el Deportivo. Como dijo Casillas: “Regalamos los primeros 45 minutos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>